1307981187_grande

 

Localización: En varios puntos de la ciudad,

Los restos más visibles son las murallas de Ilipa, nombre de Alcalá del Río en tiempo de los romanos. Estos se encuentran dispersos por varias partes de la ciudad moderna. Las murallas están constituidas por piedra y hormigón que se puede ver perfectamente por los grandes cantos rodados que incluye. Los bloques de piedra que pudieran cubrirlas han desaparecido, como en muchas ocasiones, usados por los mismos habitantes para otras utilidades constructivas, tapados por sedimentos, o absorbidas por otras edificaciones. Su construcción se cifra en torno al siglo I d.C., siendo, por tanto, una edificación de época imperial, en la que el dominio del poder romano se encontraba en el cenit y seguía tomando fuerza a través de estructuras defensivas, que además tenían un carácter jurídico, delimitando el Ager de la Urbs. Este es el caso de las murallas de Ilipa. Por toda la ciudad hay vestigios de la presencia romana, pues la ciudad moderna se asienta sobre la antigua Ilipa, pero no es fácil descubrirlos debido a que toda Alcalá descansa sobre las antiguas estructuras romanas. El estado es de ruina, aunque la conservación y la revalorización del recurso están en marcha a través de un Centro de Interpretación que acaba de abrirse al público. Este es un recurso considerado BIC.

 

Deja una respuesta